Modularización y asincronía – Tercera semana

Modularización y asincronía – Tercera semana

En la tercera semana de curso empezamos a pensar como React y a utilizar datos externos, que se irán alejando en las próximas semanas.

Una vez repasado el challenge de la semana pasada que ha hecho que los alumnos hayan tenido que dedicar 12 o 14 horas cada día durante el fin de semana, empieza el camino que nos llevará a React la semana siguiente. Para ello aplicamos dos lineas principales: pensar en componentes y alejar los datos de nuestra aplicación.

Pensar en componentes y módulos

Los primeros días de esta semana trabajamos sobre varias aplicaciones en las que obligamos a nuestros alumnos a trabajar de una forma (aparentemente) anti-intuitiva, muy distinta a la forma como han trabajado hasta ahora. Tenemos que llevarles a pensar de la forma que React les obligará a pensar. Haciendo “React sin React”, tienen que plantear su código de una forma componentizada y empezando a comprender bien la forma como React gestiona la información.

Esta semana remarcamos la importacia de la arquitectura con la que construimos nuestras aplicaciones. La semana siguiente profundizaremos en patrones que nos ayudan a ordenar los flujos de información, pero esta semana tenemos que conseguir que nuestras aplicaciones sean escalables, de fácil mantenimiento, y nuestro código legible.

Los datos se alejan

Hasta ahora los datos los hemos tenido en arrays, objetos o cualquier otra estructura, pero… y si los datos los tenemos que conseguir de otra fuente externa a nuestra aplicación? Tenemos que aprender a traer esta información, a gestionar de forma eficiente el retraso con el que nos puede llegar la información: la asincronía.

Y como lo testeamos todo, se genera una duda interesante: ¿como se testean cosas asíncronas? 🤯

El equipo que rodea a los alumnos

Ya desde el precurso los alumnos cuentan con el soporte de los profesores asistentes. Hace tres meses estaban en el mismo punto que los alumnos actuales y se convierten en referentes para ellos. Ellos son la bisagra entre el profesor titular, que pasa todo el día con los estudiantes, y los alumnos. Con esta estructura, un grupo de 25 estudiantes cuenta con el soporte de un equipo docente de cuatro personas.

Su labor es la de desbloquear a los alumnos y ayudar a compactar el grupo. NUNCA (nunca) dan una solución sino que tienen que esforzarse en dar las pistas adecuadas a los estudiantes y empujarles a que lleguen ellos mismos a las soluciones.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!
Seguro que a tus contactos le gusta leerlo.

Quizá te interese

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de tu navegación. Si continúas navegando significará que consientes su uso. Más información en nuestra Política de Cookies Más información

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close